Elfos Sangrientos


urante casi setecientos años, los elfos alto natos cultivaron un reino mágico en las profundidades del bosque de Lordaeron. Pero hace cinco años, la Plaga no muerta invadió Quel'Thalas y llevaron a los elfos al borde de la desaparición. Liderados por el malvado rey Arthas, la Plaga destruyó la mítica Fuente del Sol, apartando a los elfos de la fuente de su arcano poder. A pesar de que las cicatrices dejadas por este conflicto eran evidentes, los elfos que quedaron se unieron y reconquistaron gran parte de su territorio. Se hicieron llamar Elfos de Sangre, y se comprometieron a recuperar los poderes que dominaron en el pasado, y a defender su tierra de los horrores no muertos de la Plaga.

Una historia empeñada con sangre

Hace innumerables siglos, embarcaciones atracaron en las costas de Lordaeron. Los exiliados elfos nobles liderados por Dath'Remar Caminante del Sol intentaron forjarse un nuevo hogar. Ya mortales por la falta de contacto con el Pozo de la Eternidad, muchos cayeron por inanición o enfermedad mientras cruzaban Claros de Tirisfal. La locura se llevó a muchos otros antes de conocerse la causa. Una maligna influencia estaba erosionando los pocos elfos nobles que quedaban en Claros de Tirisfal.
Al dejar Claros de Tirisfal, los elfos nobles conocieron a los trolls de Zul'Aman. El encuentro no fue  bien y los trolls juraron exterminar a los elfos nobles de las tierras que consideraban suyas. La guerra continuó hasta que los elfos refugiados buscaron un hogar propio. Encontraron bosques tan parecidos a su perdido hogar de Kalimdor que no dudaron en establecerse allí.

El reino de Quel'Thalas fue fundado cuando el último trol Amani fue expulsado de la región. Usando sus mejores artes arcanas y un vial de agua robado del Pozo de la Eternidad, los elfos nobles crearon la Fuente del Sol. Este bastión de energía mágica insufló a los elfos nobles la fuerza y energía. Tan poderosa era la Fuente del Sol que la primavera siempre reinaba en Canción Eterna. Las defensas proporcionarían a los elfos nobles cuatro mil años de paz.

Durante una terrible guerra contra los trolls Amani, las fuerzas de Quel'thalas buscaron ayuda en los humanos de Arathor. Aunque los trolls superaban en número a los elfos, la combinación de las fuerzas de Quel'Thalas y Arathor, al que los elfos enseñaron magia, liquidaron el imperio Amani. Tras esta estupenda victoria, la alianza entre Quel'Thalas y Arathor se celebró con la fundación de Dalaran. Esta nación de zahoríes sería el hogar de elfos y humanos aprendices de las artes arcanas. La Segunda Guerra trajo el conflicto de Quel'Thalas de nuevo. Con la ayuda de la Horda, los trolls Amani incendiaron las fronteras de la nación élfica y asesinaron a todos y cada uno de los elfos que encontraron. Como respuesta a esta absurda destrucción de vida, la nación élfica se implicó por completo en la guerra.
La horda fue vencida por la combinación de fuerzas de la Alianza. Con la amenaza y las constantes peleas de las naciones humanas entre sí, los elfos se retiraron de la Alianza para vivir su aislada existencia. Pasaron los años y lo que fue una cálida amistad, se enfrío.

Tal vez este enfriamiento de las alianzas fue lo que trajo la caída de Quel'Thalas. Durante la Tercera Guerra, los ejércitos no-muertos invadieron la nación élfica y se acercaron a la Fuente del Sol. La traición abrió una brecha y la Fuente del Sol fue destruida. La familia real fue asesinada, salvo el príncipe Kael'thas Caminante del Sol que entonces estudiaba en Dalaran.

Los elfos sobrevivieron el ataque de pesadilla de la Plaga, pero la vida de los supervivientes no fue más fácil que la propia muerte. Los elfos pronto cayeron enfermos y aletargados. El poder de la Fuente del Sol había bañado su raza durante tanto tiempo que su ausencia les causó síndrome de abstinencia.

Al príncipe le invadió la sed de venganza a su vuelta. Quel'Thalas estaba prácticamente arrasado y sus habitantes que no estaban muertos lo estarían pronto si no se resolvía el problema de la adicción. Para honrar a los caídos ante la Plaga, Kael'thas llamó a su pueblo “elfos de sangre”. Tomó a sus guerreros más fuertes y se unió a la batalla contra la Plaga dejando a Halduron Alasol al cargo de la defensa de la patria.
El prejuicio y la sospecha hicieron que los elfos de sangre recibieron la misión más difícil de todas. Aunque poderosos y airados, los elfos de sangre terminaron por aceptar la ayuda de los naga, liderados por Lady Vashj. El gran mariscal Garithos, que observaba a Kael'thas desde hacía tiempo, consideró la alianza con los naga alta traición. Su ejército cayó sobre la fuerza menos de los elfos de sangre y los encarceló en Dalaran.

La oportuna intervención de Lady Vashj y sus naga libró al príncipe y sus elfos de la ejecución. Los elfos de sangre liberados huyeron con los naga por el portal a Terrallende.

Kael'thas encontró lo único que le faltaba en Azeroth. El apetito de los elfos podía saciarlo un poderoso demonio llamado Illidan Tempestira. La mayoría de los elfos permanecieron en Terrallende pero Rommath fue enviado de vuelta con un mensaje de esperanza.

En adelante los elfos se esforzarían por superar su adicción con disciplina mental. Han comenzado a reconstruir Lunargenta para el día en que Kael'thas vuelva.

[Volver arriba]

Una vida nueva

Aunque su poder disminuyó por la ausencia de la Fuente del Sol, los elfos de sangre encontraron la manera de seguir con vida. Las ansias constantes de magia han servido para diferenciar a los tipos de elfos. Los débiles son los “desdichados”, los fuertes trabajan en la reconstrucción de la nación. Encontrar a un elfo de sangre en el campo de batalla es encontrar al más disciplinado de toda una raza.

[Volver arriba]

El legado de la Fuente del Sol

La destrucción de la fuente del Sol a cambiado tanto a los elfos de sangre como a su creación cambio a los elfos nobles. Tras generaciones conviviendo totalmente con la magia, los elfos se han hechos adeptos a su uso. La falta de la energía de la fuente del Sol solo les ha llevado a fortalecerse.

[Volver arriba]

Rasgos raciales y clases disponibles

Clases disponibles: cazador, mago, paladín, sacerdote, pícaro, brujo

Transfusión de mana

Con su dominio de la energía mágica, los elfos de sangré pueden tomar mana de cualquier enemigo que lo posea. Esto puede ser útil al enfrentarse a taumaturgos poderosos. El tiempo de reutilización impide que un solo elfo drene completamente a un enemigo, pero nada le impide llevarse a sus amigos para ayudarle.
Como el poder de un Torrente Arcano se basa en las transfusiones de mana que acumules, usa transfusión de mana siempre que puedas. Una vez acumules las 3 cargas de mana, usa la trasfusión de vez en cuando para renovar su duración. Esto te asegurar el mayor Torrente Arcano posible cuando lo necesites.

Torrente Arcano

El elfo de sangre con manda corriendo a su alrededor es bastante peligroso. No solo dominan como quitárselo a sus objetivos, también pueden liberarlo de una forma bastante devastadora.

Los picaros elfos de sangre liberan un Torrente Arcano que silencia a todos los enemigos en 8 m. y restaura energía. El mejor momento para usarlo es antes de que el enemigo acabe su lanzamiento. De ese modo ha malgastado el tiempo de lanzamiento del hechizo y esta silenciado durante 2 segundos. Otro buen momento para usarlo es justo después de un golpe de remate, restaura la energía y te permite comenzar el combo siguiente unos segundos antes.

Los elfos de sangre con mana usan Torrente Arcano para silenciar a sus enemigos y recuperar mana. Usa Torrente Arcano cuando un enemigo trate de lanzar un hechizo a tu lado. Esto interrumpe su hechizo y lo silencia durante 2 segundos. Si no estas cerca de enemigos, libera Torrente Arcano para recuperar mana si disminuye hasta niveles muy bajos cuando estas en peligro.

Afinidad Arcana

Al estar ellos encantado por la Fuente del Sol tienen una inclinación única por los encantamientos. Pueden sentir intuitivamente los lazos mágicos de un objeto y manipularlos.
Lo mejor de esta facultad es permitir a los elfos de sangre aprender recetas en niveles anteriores que sus enemigos. Tu habilidad solo progresa en la medida en que recojas los materiales necesarios, la casa de subastas puede acabar con esa limitación

Resistencia a la magia

Recibir cada minuto del día durante años ha proporcionado a los elfos de sangre resistencia  a la magia. Aunque no tan fuerte como  la resistencia de otras razas, los elfos de sangre son ligeramente resistentes a todo tipo de magia.

Lo bueno de tener tanta resistencia a la magia es que disminuye el daño por ataques de magia. La resistencia a la magia aumenta su probabilidad de resistir daño parcial de un ataque o efecto de la magia, así como resistir totalmente los efectos. Resistente a todas las escuelas de magia, incluido el daño y las facultades de control de masa.

[Volver arriba]

All right reserved ® WoWTales 2006-2016
Todas las imagenes y logotipos son de sus respectivos dueños.
Términos de Condición de uso | Política de privacidad | Política de reembolso | Sobre nosotros | Contáctenos